Emprendedor.Digital

Emprendedor.Digital

No eres perezoso, ni te falta disciplina. Tienes resistencia interna.

Quieres hacer algo en tu vida, y no lo consigues. Siempre pasa algo, siempre hay alguna excusa para no empezarlo o no terminarlo. ¿Sabes porqué pasa esto?

Cuando estaba estudiando no tenía malas semanas. Tenía meses malos. De esos en los que cada día te levantas pensando: “Hoy sí que voy a hacer la cosa” y luego… no la haces. De alguna manera, el día pasa y luego eran las 11 de la noche y todavía no había hecho esa cosa y sentía que podría irme a la cama y empezar de nuevo al día siguiente, pero ya tenía una horrible sensación de que tampoco lo haría entonces. Y el ciclo se repetía.

No tiene por qué ser una carrera, por supuesto. Este círculo infernal de “por qué no puedo hacerlo” puede ocurrir cada vez que intentas hacer algo que te interesa, que es grande y de alguna manera nuevo. Y una vez que el ciclo se pone realmente en marcha, puedes encontrarte preso de un autodesprecio tan corrosivo y debilitante que no se lo desearía ni a mi peor enemigo.

Lo cual tiene sentido. ¿Por qué no sentirías auto-odio cuando cada día rompes una promesa que te hiciste a ti mismo sobre algo importante para ti Y no sabes por qué Y no puedes parar Y no tienes a nadie más a quien culpar porque TE LO ESTÁS HACIENDO TODO A TI MISMO y por alguna maldita razón misteriosa que ni siquiera entiendes?

En lo que respecta a la mayor parte de nuestra cultura, la respuesta a este tortuoso ciclo de no hacer las cosas también radica en lo que está mal en nosotros, más o menos: somos perezosos, somos improductivos, somos irresponsables, nos hemos dejado llevar por la adicción de nuestros teléfonos, somos procrastinadores, no meditamos, bla, bla, bla. En el mundo del coaching, es nuestro “cerebro de lagarto” el que nos impide la evolución humana que es nuestro derecho de nacimiento. Básicamente, lo que nos impide hacer la cosa es algo que está mal en nosotros o en nuestro comportamiento, algo que necesita ser controlado, erradicado, domesticado, dejado atrás o puesto en su lugar.

En tantos años de ayudar a la gente a superar este tipo de bloqueos, por no hablar de toda una vida superándolos yo mismo, he llegado a estar 100% seguro de dos cosas: esa forma de pensar sobre el problema no es exactamente así, y definitivamente no es útil ni en pintura.

No eres perezoso. No eres indisciplinado. No eres irresponsable. No sufres de uno misterioso padecimiento nombrado “simplemente no puedes hacerlo”.

Estás experimentando una resistencia interna. Y la resistencia interna no es un defecto, ni es todopoderosa. Es una faceta de la creatividad y el crecimiento humano, y se puede gestionar. Pero hay que empezar por reconocerla como lo que es.

¿Qué es la resistencia interna?

En su libro El Arte de la Guerra, el escritor Steven Pressfield denomina “la resistencia” a la fuerza que nos impide utilizar nuestros talentos. La Resistencia es una misteriosa fuerza hostil, un enemigo al que hay que vencer. En la imagen de Pressfield, nos pasamos cada día luchando contra la resistencia en una batalla eterna que es tan eterna como interminable.

El modelo de Pressfield ha ayudado a mucha gente, y me incluyo. Pero creo que, en última instancia, tiene razón a medias. Sí, la resistencia es intrínseca al uso de tus talentos, y hay que afrontarla a diario. Pero no es una fuerza sombría de otro mundo que arruina nuestra existencia. Y tratarla como un enemigo externo contra el que hay que luchar es un empeño perdido y una oportunidad perdida.

La resistencia interna no es una tendencia inherentemente malévola del universo. No es el maldito Lado Oscuro. Es una parte de nosotros, y crece exactamente de la misma tierra que todos los talentos, habilidades y objetivos que tenemos: nuestro cerebro, nuestra historia personal, nuestras familias, nuestro entorno y nuestra cultura.

Como ese camino es único para cada uno de nosotros, la resistencia interna de cada persona tiene sus propias causas, sabores y efectos. Pero lo que comparten todas las experiencias de resistencia interna es la previsión y el miedo al dolor.

La resistencia interna es un intento de evitar el dolor que asociamos con el éxito de la acción.

Las causas de este dolor son tan individuales como nosotros, pero en mi experiencia suele estar ligado a algún tipo de pérdida prevista de amor y conexión, ya sea el amor de los demás o de nosotros mismos. Lo cual tiene sentido: ¿qué otra cosa sería lo suficientemente aterradora a nivel universal como para que bloqueemos nuestros propios talentos y objetivos para evitarla?

¿Qué puedes hacer con tu resistencia interna?

Si piensas en la resistencia interna de esta manera, creo que queda claro por qué enfocarla con ideas de pereza o falta de disciplina es tan poco útil. La resistencia interna no es perezosa, es jodidamente enérgica. Se necesita mucho trabajo para hacer retroceder nuestro deseo de avanzar hacia nuestro objetivo, día tras día.

Y si intentamos utilizar la disciplina para aumentar nuestro movimiento hacia la meta, acabamos con otra versión del mismo problema, porque al final aumentamos la resistencia: cuanto más parece que vamos a llegar a la meta, mayor es el miedo y más fuerte la resistencia.

Básicamente, ya estamos atrapados en un tira y afloja mental, y tratar de aplicar la disciplina sólo significa que ambas partes tiran con más fuerza.

Entonces, ¿qué podemos hacer en su lugar?

He aquí algunos puntos de partida:

  1. Reconocer que la resistencia interna está de tu lado. Parte de lo terrible del ciclo de no hacer las cosas es que parece tan autodestructivo. Pero la resistencia interna no quiere destruirnos, sino que quiere literalmente lo contrario. Sólo existe para protegernos del dolor.

No estás siendo autodestructivo. Sólo tienes dos ideas profundamente arraigadas y fundamentalmente contradictorias sobre lo que es mejor para ti: hacer la cosa y no hacerla.

  1. Siente curiosidad por ese dolor que tanto preocupa a tu cerebro. Cuando entendemos exactamente qué dolor tememos y por qué, podemos ver el trabajo para reducir esos temores. Por eso creo que tratar la resistencia como una fuerza externa opaca es un error. La resistencia interna no es inamovible -responde a la razón, a los escenarios alternativos, a dar espacio a las emociones que parecen una amenaza- pero para desplazarla tienes que entender su contenido particular para ti.
  2. Negociar. Puede que no seas capaz de averiguar qué motiva tu resistencia interna inmediatamente, e incluso una vez que lo hagas, puede llevar algún tiempo averiguar cómo abordar tus miedos y preocupaciones sobre el dolor que se avecina. Mientras tanto, te sugiero que regatees. ¿Te permitirá tu resistencia interna trabajar durante 10 minutos? ¿Y cinco? Si no puedes hacer el trabajo tal cual, ¿podrías hablar por teléfono? ¿Qué tal una lluvia de ideas en la ducha?

Puedes crear mucho espacio aumentado en tu cerebro simplemente pasando en “necesito aplicar la fuerza de voluntad para dejar de ser tan malo y perezoso” a “estoy experimentando mucha resistencia interna, déjame ser creativo para trabajar con ella hoy”.

  1. Reconoce que no estás solo en esto. Aunque la resistencia no sea una fuerza sobrehumana, creo que Pressfield tiene razón al considerar que es algo que nos acosa a la mayoría de nosotros. Sí, hay personas raras que no experimentan -o al menos no parecen- tener mucha resistencia interna, que parecen limitarse a producir y producir. Pero estoy dispuesto a apostar que tú también pareces ese tipo de persona a alguien en tu vida.
  2. Enciende en auto-piloto y haz las cosas simplemente. En Academy, tenemos muchos programas que simplemente tienes que seguir paso a paso, hacer los ejercicios y reportar a tu comunidad de tus avances. Si tienes una hora al día para ver videos en YouTube, inscríbete en un programa e invierte esta hora en ti. A veces simplemente necesitamos que nos tracen una ruta, sin tener que ver los kilómetros que tenemos que caminar, basta con ver unos metros delante de ti.

Escuchar tu resistencia

Hay otra razón por la que creo que debemos tratar la resistencia interna como una forma de sabiduría y no como un oponente malévolo. Contiene mucho conocimiento sobre lo que secretamente creemos que podríamos hacer. Por ejemplo: tu cerebro no tendría tanto miedo de los costos de que hagas esa cosa si pensara que vas a hacer algo olvidable e intrascendente.

Del mismo modo, puede ser útil recordar que la fuerza de tu resistencia interna es también una medida de lo mucho que quieres hacer el trabajo, sin importar cuántos días no lo consigas. La única razón por la que el tira y afloja no ha terminado -la única razón por la que cada día te sientes tan tenso- es porque todavía estás tirando hacia tu objetivo, porque tienes los talones clavados.

Ahora mismo, es agotador y triste porque parece que, gane quien gane, una parte de ti perderá. Pero por eso trabajamos para entender la resistencia interna. Cuando lo hacemos, podemos detener el tira y afloja y empezar a lidiar con las minas terrestres emocionales que una parte de nosotros está segura de que nos esperan. A veces los miedos resultan ser imaginarios, y otras veces el dolor es muy real. Pero en cualquier caso, se convierten en una parte de la experiencia de hacer lo que queremos hacer, en lugar de ser un obstáculo para hacerlo en primer lugar.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp

Síguenos

Lo más popular

Lo mejor por email

Suscríbete a nuestro Newsletter

No spam, solamente publicaciones y noticias de contenido.

Al suscribirte, aceptas las condiciones del sitio.

Accesos directos

Saber más

Artículos relacionados

Popular

Mis artículos

Mis cursos

Mi sitio web

Empieza a Emprender

Acceso